Volver a empezar gracias al Concurso de Acreedores

15/01/2021by admin0
https://confialia.com/wp-content/uploads/concurso-de-acreedores.jpg

Son tiempos difíciles para la economía. Sectores tales como turismo, ocio nocturno, bares y restaurantes y el pequeño comercio están sufriendo. La experiencia me dice que
muchos autónomos y empresarios del sector, después de resistirse, acaban pronunciando con temor la palabra “concurso de acreedores”. Es  la culminación de todos los males, como la
derrota final, como el abismo sin retorno. El concurso de acreedores puede ser la solución

Sin embargo, no solo la letra de la ley sino la propia experiencia me dice que, muchas veces, el concurso de acreedores es realmente el camino para poder volver a empezar.

En el caso de los autónomos y empresarios individuales, gracias a la llamada “segunda oportunidad” y en el caso de las sociedades, por cuanto si no es posible el convenio y la sociedad se liquida, hacerlo en forma, legal y correctamente, es el paso previo para que no se derive responsabilidad al administrador. Es la manera para que mañana se pueda empezar una nueva andadura empresarial.

Ya sé que es difícil transmitir esperanza cuando los negocios están cerrados por ley. Los horarios limitados por decreto o, simplemente, los pocos clientes que entran no dan para
pagar los sueldos o el alquiler. Pero hay algo en lo que todos coincidiremos: En turismo, en ocio, en restauración, en comercio, tenemos un pequeño y mediano empresariado que tiene eso que en la prensa y en los artículos de opinión se llama “know how”. Ese saber hacer, conocimiento el negocio, experiencia, harán que vuelva a ser rentable un local cuando la pandemia pase.

La COVID-19 se ha llevado por delante la actividad económica y comercial y ha obligado a bajar la persiana. Es importante cerrar esta etapa de forma correcta,  legal y en tiempo y forma, para poder regresar cuando esa pesadilla acabe.

Porque los que han tirado de la economía sabrán hacerlo y han de poder hacerlo sin arrastrar el lastre de lo que ahora vivimos. Es posible que cuando todo esto haya acabado, el local que ahora dejamos todavía esté ahí, sin alquilar. Es verosímil que una parte de ese equipo humano abocado a pasar del ERTE al ERE también esté ahí, esperando a que alguien suba de nuevo la persiana. Y será posible hacerlo.

El comerciante o empresario individual o autónomo que se haya acogido a tiempo a la segunda oportunidad, el que no arrastre responsabilidades de administrador, el que haya cerrado con
dolor, pero con inteligencia esa etapa que ahora para demasiados emprendedores se acaba, tendrá una ventana de oportunidad. El concurso de acreedores puede ser la solución

Es importante el consejo profesional del abogado: Porque hay plazos a cumplir, porque no es indiferente destinar esa pequeña cantidad que queda en caja al pago de esa deuda o esa otra de las que nos acorralan.

He vivido algún caso en el que parar a tiempo un desahucio ha permitido encontrar un traspaso. No hablo del traspaso soñado en tiempos de normalidad, pero sí el traspaso suficiente para salir con algo de patrimonio. Las normas cambian a diario. Un compañero laboralista se lamentaba: “Me acuesto con un borrador de decreto que prevé una cosa y me levanto con un decreto publicado en el BOE que dice otra”. Las normas cambian y seguirán cambiando en función de cómo evolucione la epidemia y cuánto destrozo más provoque.

En esa espiral de innovaciones legales, demasiadas veces la letra pequeña no coincide con el titular que se ha dado en rueda de prensa. Y ahí estamos los profesionales para leer, para traducir del lenguaje leguleyo a la situación personal de cada cliente y para lograr que el daño que todo eso ha producido, si puede ser menor, sea menor y si puede tener un partido de vuelta en el que volver a luchar, volver a trabajar y volver a abrir, lo tenga.

¿Significa que no hay otro camino más que ése?

No. Mientras no se agoten los plazos de responsabilidad, mientras podamos adelantarnos a un desahucio de nuestro local, hoy es posible negociar y renegociar. “Rebus sic stantibus” han
pasado a ser tres palabras que solamente existían en los manuales publicados por catedráticos de derecho civil a una realidad diaria. Y los profesionales, abogados, laboralistas, asesores financieros, estamos ahí para ver cuándo es más útil a nuestro cliente una renegociación puntual acompañada de ERTES y cuándo hay que dar un paso más y hay que acudir a soluciones integrales, como un concurso.

Sobre todo, a nuestros clientes, no estáis solos. El concurso de acreedores puede ser la solución y en Confialia estamos preparados..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tu gestoría de confianzaConfialia
Asesores de Empresas
Lideres en el gestoría en Baleares
Nuestras OficinasOficina Palma centro
Carrer de Nuredduna, 19, 1ºinterior
07006 Palma

De 08:00 a 16:00h. de Lunes a Jueves
De 08:00 a 15:00h. viernes.

Nuestras OficinasOficina Palma Coll de'n Rabassa
Guasp 2
07007 Palma

De 09:00 a 14:00h. de Lunes a Viernes

Estamos en RedesEstamos activos en
Queremos estar cerca más cerca de ti, síguenos en nuestras redes.

Copyright by Confialia. All rights reserved.